La Moneda de Pérez

HISTORIAS DE RATONCITO PEREZ (CUANDO EL DIENTE SE CAYÓ)

Cuando escuchamos el grito de Lucas pensamos que había roto algo. Esto del Ratoncito Pérez le tiene más travieso de lo habitual.

Fuimos corriendo a su cuarto y entonces le vimos, con una sonrisa entre triunfante y feliz.

-¡Mirad lo que se me ha caído!

Lucas extendía hacia nosotros un diminuto diente de leche que al tratar de dárnoslo casi se cae y se pierde entre las sábanas.

En ese momento empezó a gritar, gritar y gritar… Tanto que casi tuvimos que taparle la boca para que no despertase a su hermana:

-¡ Ratoncito Pérez ¡ ¡ Ratoncito Pérez ¡

¡Estaba tan contento! Ahora sabía que su amigo Mario había exagerado y que en realidad no dolía nada.

Entonces vino su siguiente preocupación que era, ni más ni menos, que seguir paso a paso las mágicas instrucciones para que Ratoncito Pérez dejara bajo su almohada una reluciente moneda con su nombre grabado en ella.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información