Ratoncito Pérez en Madrid



Placa conmemorativa instalada por el Ayuntamiento de Madrid en la C/ Arenal, en el mismo edificio en el que el Padre Coloma ubica la vicienda de Pérez


De alguna manera, Ratón Pérez permitió la fijación de la tradición y de uno de sus elementos más importantes como es el regalo de una moneda (en el cuento, de oro) a cambio del diente caído bajo la almohada. Y no sólo en España, sino en la mayor parte del ámbito cultural hispanoamericano.

Desde los tiempos del padre Coloma, el personaje se ha enriquecido con infinidad de relatos, cuentos y dibujos, nacidos de artistas y escritores, que lo han tomado como base, lo han recreado y que han acrecentado su magia y la ilusión de los más pequeños y, ¿por qué no?, de todos los que aún nos sentimos niños a veces.

Por ello, el 5 de enero de 2003 el Ayuntamiento de Madrid quiso rendir homenaje a Pérez con una placa conmemorativa instalada en el mismo lugar de la Calle Arenal, donde el padre Coloma ubicó su vivienda con el texto: Aquí vivía, en una caja de galletas en la confitería Prast, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII.